Manejo Integrado de Plagas (MIP)

El MIP es una forma efectiva de control de plagas que incluye una combinación de estrategias preventivas y tratamiento con pesticidas en casos necesarios. La mejor manera de controlar las plagas es una combinación de estrategias preventivas con el tratamiento con pesticidas cuando es necesario.

En MIP, el monitoreo y el identificar las plagas correctamente, son claves para decidir si se necesita o no controlarlas.

Si tiene un problema de plagas, las opciones de tratamiento en MIP pueden variar desde medidas proactivas como sellar grietas y eliminar fuentes de alimentos y agua hasta medidas reactivas, como utilizar productos de plagas, cuando sea necesario.

UC MIP recomienda lo siguiente:

Estos principios y prácticas de MIP se combinan para crear sus programas. Si bien cada situación es diferente, seis componentes principales son comunes en todos los programas de MIP:

  1. Identificación de plagas
  2. Monitoreo y evaluación del número de plagas y daños.
  3. Pautas para cuando el control es necesario.
  4. Prevención de problemas de plagas.
  5. Usando una combinación de herramientas de manejo biológico, cultural, físico / mecánico y químico.
  6. Luego de la acción, se evalúa el efecto del control de plagas.

Una vez que se identifica el problema, aquí hay algunos consejos clave para ayudar a controlar las plagas:

  • Deshágase del agua estancada que puede servir como principal lugar de cultivo para mosquitos.
  • Limpie las podas de árboles o las frutas caídas que atraen a una amplia variedad de insectos.
  • Recoja los excrementos de mascotas en el césped y el patio.
  • Asegúrese de que las superficies de la cocina, los pisos y otros espacios estén limpios y que no tengan alimentos que puedan atraer hormigas y cucarachas.
  • Asegúrese de tapar los agujeros y las grietas al exterior de las paredes interiores, pisos y techos.
  • Si está aplicando un producto pesticida piretroide, siempre lea primero la etiqueta completa y siga las instrucciones.